La Tecnología Financiera y el tratamiento de las cuentas bancarias abiertas en nombre de clientes

Contenido principal del artículo

Carlos Colao

Resumen

El empleo y uso de las Cuentas Beneficiarias no constituye algo novedoso y se ha venido usando de forma general y regular por las entidades de crédito en el marco de sus operaciones ordinarias. No obstante, su importancia ha venido creciendo como consecuencias de la interrupción en el mercado de este tipo de entidades. Este tipo de Cuentas Beneficiarias con carácter general al tener, en principio, la consideración de depósito, cuentan con la protección de los sistemas de garantía de depósitos (“SGD”).


No obstante, la elegibilidad o no de estas cuentas a los efectos de contar con la protección del SGD atiende a un criterio subjetivo en función de si el titular de la referida cuenta se encuentra excluido o no de la garantía ofrecida por SGD. Así, por ejemplo, en la Directiva 2014/49/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de abril de 2014, relativa a los sistemas de garantía de depósitos, regula en su art. 7.3 las Cuentas Beneficiarias indicando que cuando el depositante no sea el beneficiario de las cantidades depositadas en una cuenta, la garantía protegerá al beneficiario legal siempre que este haya sido identificado o sea identificable antes de la fecha declaración de la indisponibilidad de los depósitos por la autoridad competente.

Detalles del artículo

Sección
ARTÍCULOS